Hotel Antiguo Meson de Aspeytia en Querétaro

125
directorios-hoteles-antiguo-meson-de-aspeytia
directorios-hoteles-antiguo-meson-de-aspeytia

Hotel Antiguo Meson de Aspeytia
Tel: (442) 212 4249
Dirección: Luis Pasteur 25. Centro Histórico
Link: http://www.hotelaspeytiaQueretaro.com.mx/

Hotel Boutique Antiguo Mesón de Aspeytia

Ubicado en el corazón del centro histórico de Querétaro, este magnífico hotel Boutique te ofrece la oportunidad de hospedarte en una casa del siglo XVIII, la cual ha sido nombrada patrimonio cultural de la humanidad. Estamos a unos pasos de edificios coloniales, restaurantes, museos, templos y plazas. Nuestras habitaciones han sido adecuadas y decoradas, manteniendo el estilo original de la casa, con un toque de elegancia, confort y modernidad.

directorios-hoteles-antiguo-meson-de-aspeytia-2
directorios-hoteles-antiguo-meson-de-aspeytia-2

Historia

IMAGÍNATE ESTAR EN UNA CONSTRUCCIÓN DEL SIGLO XVIII…

Orgullosamente, el Antiguo Mesón Aspeytia porta nuevamente su nombre original que data del siglo XVIII. Mesón en sus inicios, posteriormente tuvo el honor de servir, por muchos años, de cuartel al ejército realista, hasta que en 1802 la ubicación del cuartel se trasladó a la Calle del Cebadal.

Otra construcción del “Callejón de Aspeytia” digna de ser mencionada por ser ya parte de nuestro pasado histórico, es la casa que llevaba el número 1½. Ésta fue habitada por Don Luis Mendoza, peluquero de profesión, y un partidario activo del movimiento de Independencia. De esta casa fue justamente de donde el alcaide Don Ignacio Pérez tomó el caballo que lo condujo a San Miguel, para dar la urgentísima noticia enviada por la Corregidora, sobre el descubrimiento de la conspiración. El nombre de este Sr. Mendoza se encuentra escrito con letras de oro en el Salón de Sesiones de la Legislatura del Estado.

La historia cuenta que en el siglo XVIII habitó en lo que ahora es la calle de Morelos (entre Juárez y Pasteur) un lego carmelo no profeso de apellido Aspeytia que, colgando los hábitos, casó e hizo fortuna, al grado de poder levantar de nuevo todas las casas vistas al sur que fueron de su propiedad. En honor suyo, la calle fue bautizada “Callejón de Aspeytia”, donde él pasó el resto de su vida y murió sin dejar sucesión.